top of page

El metamerismo y su importancia en la impresión de empaques.


El metamerismo es un fenómeno que ocurre cuando dos colores parecen coincidir bajo una condición de iluminación, pero no cuando cambia la luz. El brillo de las fuentes de iluminación afecta la pureza aparente de los colores y el monto de detalles visibles en las sombras. Aunque la iluminación provenga de una pequeña fuente o una grande y difusa, el ángulo al que la luz pega en los objetos y el ángulo de vista afectan la apariencia.


Este fenómeno se presenta en diversas industrias: del empaque, de pinturas, plásticos, textiles, automotrices y de impresión en general, entre otras. Los colores de un empaque -por ejemplo-, se ven diferentes incluso en el momento de su elaboración, pues puede suceder que la tinta en una pieza no sea igual a la de otra al verlas con luces incandescentes o fluorescentes. En este caso es necesario reducir en lo posible el desperdicio de tinta y material originado generalmente por el uso incorrecto de la iluminación -focos fuera de los estándares o iluminación diferente en la fábrica, en la mesa de aprobación y en el sector de control de calidad-. Para prevenir este problema, el color de un objeto debe ser evaluado.

Los espectrofotómetros sirven para medir las propiedades de metamerismo de un espécimen bajo dos o más iluminantes diferentes; permiten ver los datos reflejados de dos colores bajo cada iluminante, y son efectivos en identificar desigualdades.


El metamerismo puede ser un costoso problema en la etapa de producción. Cuando los colores no son iguales necesitan ser reformulados correctamente. Esto no sólo impacta la satisfacción de los consumidores, sino que también puede impactar significativamente la eficiencia, el tiempo de producción y la cantidad de rechazos en la operación de la compañía.


Todo proceso industrial posee variaciones, aunque mínimas. Es indispensable mostrar a los clientes el grado de variación de tonalidad natural del proceso de impresión de tal forma que exista la posibilidad de validar un rango de aprobación de color nominal, mínimo y máximo. Con herramientas adecuadas y metodologías de color consistentes se pueden optimizar los procesos manteniendo así la calidad de los trabajos y, en muchos casos, mejorando los resultados y aumentando la productividad.


Fuentes:



Comments


bottom of page